Can Misses. Foto Mallorcadiario.

Simebal ha emitido el siguiente comunicado sobre la indignante solución habitacional propuesta para los médicos que han de acudir a Ibiza.

El IB-SALUT ha tenido la imaginativa ocurrencia de habilitar algunos cuartos, para que a modo de casa de huéspedes, alberguen a médicos especialistas que contrata para la asistencia de la población en Ibiza, isla que ya padece un grave déficit de médicos, agudizado en las áreas de urgencias, especialmente en temporada turística, debido al espectacular aumento poblacional.

Para mayor escarnio se ha informado a bombo y platillo mediático, por parte de las autoridades, de esta deplorable solución habitacional  -fruto de la improvisación y la falta de sentido común previsor-, a pesar de reconocerse públicamente que se trata de un parche, que por cierto cuesta nada menos que 450 euros mensuales a los agraciados.

Claro que peor hubiera sido que se hubiera ofrecido a los médicos alojarlos en tiendas de campaña en un campamento castrense.

Nos preguntamos si estos 450 euros tendrán la consideración de pago en especie y deberá tributar como rendimiento del trabajo, o por el contrario será considerado como hospedaje y será gravado por el IVA.

También si estas habitaciones tienen licencia de actividad para hospedaje y/ o cédula de habitabilidad.

¿Habrá precios distintos para habitaciones con baño propio o sin él?.

Si el IB-SALUT considera que así capta y motiva la llegada de médicos nos tememos que la precaria situación actual empeore hasta límites insoportables.

La actual situación era previsible y por ello Simebal reivindicó y obtuvo, eso si tras una necesaria huelga en el 2007 para arrancarlo de mala gana a la Administración, que la retribución de los médicos en Ibiza, Formentera y Menorca contemplara un nuevo complemento: el “plus de fidelización” (no en balde denominado así), que fomentase la estabilidad de los médicos en el archipiélago y para que no huyan del mismo a la menor oportunidad.

Esta estabilidad permite a los facultativos disponer de vivienda, lo que no ocurre cuando se trata atraer temporalmente a médicos.

Pues bien, este plus de fidelización, -ahora se comprueba que muy necesario y el tiempo no has dado la razón-, ha sido congelado al 50% desde el año 2010, y por tanto el GOIB recoge hoy la imprevisión de mal pagar a los médicos en estas islas.

Se recogen también los frutos de mantener, los sucesivos gobiernos, prácticamente congelada la “indemnización por residencia en Balears desde el año 1986, en contraste con los pluses de residencia de Ceuta y Melilla e Islas Canarias, cuya sustanciosa cuantía permite atraer médicos y fidelizarlos, en lugar de abocarlos a la trashumancia.

Para mayor escarnio e indignación, al mismo tiempo que se ha brindado esta solución habitacional a los médicos, el Parlament Balear aprueba una sustanciosa subida de las dietas de sus señorías parlamentarias por pernoctar fuera de casa del 33%.

Para acabar debemos recordar que el problema no es solo de los médicos sino fundamentalmente de los pacientes que son quienes sufren los déficits asistenciales.

SIMEBAL EXIGE EL PAGO DEL PLUS DE FIDELIZACIÓN ÍNTEGRO, SIN MÁS DILACIONES SUSPENSORIAS, EXIGIMOS EL MISMO PLUS DE RESIDENCIA QUE LAS ISLAS CANARIAS Y CONTRATACIÓN ESTABLE.