La Asociación Española de Médicos Residentes (Aemir) y las asociaciones autonómicas de especialistas en formación abogan por mejorar las condiciones laborales de los médicos para atraer a los “entre 5.000 y 7.000 facultativos españoles que ejercen su profesión fuera de nuestras fronteras”.
Redacción12/01/2007
Los residentes entienden que el incremento de las plazas MIR (como recientemente pedía la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, al Ministerio de Sanidad) o la contratación de especialistas extranjeros, “como defiende la propia ministra”, no son las soluciones a la carencia de facultativos de que se quejan todas las autonomías. “En cualquier país de nuestro entorno europeo las condiciones laborales, la remuneración y el reconocimiento social de la labor del facultativo son mucho mejores que en España”, afirman las asociaciones de residentes en un comunicado conjunto.

Íñigo Espert, presidente de la Asociación de Médicos Residentes de Madrid (Amircam), teme que la petición de Aguirre de que se aumente el número de plazas MIR “oculte la intención de cubrir con mano de obra barata la demanda que generarán los nuevos hospitales y centros de salud que próximamente se inaugurarán en esta comunidad”.

Además de mejorar las condiciones de trabajo, los MIR reclaman que se garantice la calidad de la asistencia que prestan en España los médicos extranjeros y que se agilicen los trámites para homologar su título: “Entendemos que una forma de garantizar esa calidad es exigir la vía MIR a los extracomunitarios como forma de acreditar su formación especializada, facilitando y acelerando previamente el lento y penoso proceso de homologación de su título de licenciado”.

Por otro lado, Amircam intenta consensuar un escrito común con sindicatos, sociedades científicas y Organización Médica Colegial (OMC) “para solicitar con más fuerza ante Sanidad” que introduzca los cambios que la asociación pide en el polémico estatuto MIR.