S. CARBONELL/EFE
El Sindicato Médico de Balears denunció ayer la «indefensión» ante las agresiones a la que se enfrenta el personal sanitario en algunos Puntos de Atención Continuada (PAC) de urgencias que no cuentan con celador ni guardia de seguridad.
La portavoz del grupo de urgencias del Sindicato Médico de Balears, Nieves de Meer, indicó que, en Mallorca, sólo algunos PAC de Palma e Inca cuentan con celador y guardia.
El resto de centros de la isla, incluyendo algunos «especialmente conflictivos» y con «gran volumen de trabajo», como el centro de salud de Es Trencadors en s’Arenal de Llucmajor, en el que se produjo una agresión la noche del lunes, sólo están ocupados por personal sanitario, sin seguridad. Además, en estos centros, entre las 21.00 y las 8.00 horas, el equipo de urgencias se reduce a un médico y un enfermero.
Además, el personal sanitario se enfrenta a otros peligros, como los provocados por los toxicómanos que se desplazan hasta los PAC para conseguir recetas de tranquilizantes, agregó la portavoz de urgencias del Sindicato Médico de Balears. De Meer señaló que todos estos casos han sido notificados a Gerencia de Atenció Primaria a través del libro de incidencias.
La representante del Sindicato Médico pidió a la Conselleria de Salut que aporte más medios económicos, técnicos y humanos para el servicio de urgencias.