La Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) , en la que estamos integrados, ha llevado hoy a efecto su advertencia de que recurriría el conocido como “decreto formativo de los MIR” en el caso de ser aprobado sin el visto bueno de los interesados y de las organizaciones profesionales que los representan.

Dado que esta condición no se cumplió en el trámite de elaboración del mismo, y que finalmente fue aprobado en el Consejo de Ministros del día 8 de febrero, la CESM ha esperado a su publicación en el BOE, hecho que tuvo lugar el día 21-02-2008, para presentar acto seguido un recurso contencioso-administrativo que maneja como principal argumento la circunstancia de que en la confección de la norma no se ha tenido en cuenta la opinión de los médicos, ya que ni siquiera se ha dado audiencia al sindicato que mayoritariamente les representa.

Es la propia Constitución española, además de otras importantes fuentes de legislación, la que consagra la necesidad de que en casos como éste haya un preceptivo trámite de audiencia en virtud del cual la parte directamente interesada pueda exponer sus criterios. Y es este requisito el que a juicio de CESM no se ha cumplió en ningún momento previo a la aprobación del real decreto Real Decreto 183/2008 por el que se desarrollan y clasifican las especialidades en Ciencias de la Salud, que es en el que se incluye la nueva regulación de la formación de los MIR.

De hecho, el sindicato CESM, que ostenta la principal representación en el sector, conoció el borrador previo de forma oficiosa. Esto quiere decir que Sanidad no nos hizo partícipes de la iniciativa, como es su obligación, lo que a su vez le ha impedido ejercer el derecho a presentar alegaciones. Dejando, pues, al margen el contenido de la norma, e incluso su propia existencia (los médicos apostaron siempre por una única norma en la que se contemple a la vez lo laboral y lo formativo, ambos tan inherentes a la figura del MIR), la impugnación se basa en haberse privado al sindicato de ejercer el derecho a opinar sobre un asunto que le concierne directamente.

Esta iniciativa de CESM se suma a la ya planteada contra el anterior decreto que regula las condiciones laborales de los MIR, en el que igualmente se incumplió el trámite de audiencia. Por cierto que el recurso presentado en esa ocasión, cuenta ya con el visto bueno del fiscal del caso.