La última actualización del informe sobre la demografía médica de CESM alerta de que ni aumentando el 50 por ciento del número actual de plazas de estudiantes de Medicina, “se lograría neutralizar el descenso previsto de profesionales para el inmediato futuro”.

En el informe se apunta “a la progresión acelerada de las jubilaciones, al envejecimiento de la población y a la llegada masiva de inmigrantes como las principales causas de que empiecen a escasear los profesionales en activo y se deba recurrir a contratar médicos extranjeros, algo que ya están haciendo algunas autonomías como Extremadura, Castilla-La Mancha y Cataluña.

A estas causas se une en España la emigración de médicos. La central sitúa en cerca de un millar los facultativos que cada año se van a trabajar a otros países de la Unión Europea. CESM cuantifica en más de 5.000 los profesionales españoles que se encuentran trabajando hoy en el extranjero.

El informe de CESM coincide con la celebración mañana del Día Mundial de la Salud, en el que la Organización Mundial de la Salud(OMS) centrará su mensaje en la falta generalizada de médicos, sobre todo en los países en desarrollo, en los que, junto a factores desestabilizadores como el sida, “se produce una sangría constante de médicos que deciden emigrar en busca de mejores oportunidades”.

El mensaje de la OMS incidirá también en la gran presión que soportan por la sobrecarga laboral y su relación con el síndrome de burn-out.

Planificación
En este sentido, CESM señala que “no podemos por menos que coincidir con la OMS en sus críticas a las largas jornadas de trabajo y la escasa consideración laboral y económica que, en general, se dispensa a los profesionales de la salud”. La OMS advierte de que esta situación es fruto de “décadas de anemia inversora en la formación, remuneración, condiciones de trabajo y gestión de los profesionales”. A estos factores -indica la central- habría que añadir en el caso de España, la falta de planificación de las necesidades de profesionales, tarea que ha sido asumida por el Ministerio de Sanidad.