Una de las concentraciones de protesta de los trabajadores del hospital / Moisés Copa

MULTIMEDIA
Fotos de la noticia
El Sindicato Médico confirma que Can Misses «está desbordado» y reclama la ampliación de Urgencias EIVISSA | RAÚL SÁNCHEZ Los médicos de Can Misses decidieron ayer en una asamblea suspender toda la actividad voluntaria por las tardes que realizaban ahora para reducir las listas de espera. Esta es una medida más de presión que empezarán a aplicar a partir del 3 de marzo, fecha prevista también para el comienzo de la huelga, según informó ayer el vicepresidente del Sindicato Médico de Balears y delegado en Eivissa, Nacho Fernández.
Los médicos trabajaban voluntariamente por las tardes para reducir las listas de espera, pero según Fernández, «en estos momentos no procede». En la asamblea celebrada ayer en Can Misses había algo más de 50 médicos. El Sindicato Médico se reunirá la semana que viene con los médicos de los centros de salud para estudiar la posibilidad de extender esta medida.

Hospital desbordado
Por otra parte, Nacho Fernández no se sorprende de que el hospital Can Misses esté desbordado. Este diario adelantó ayer que hay enfermos hospitalizados en Urgencias por falta de camas, y que algunos internos han pasado 48 horas en un `box´ (espacio separado por cortinas) porque no había habitaciones libres.
Según explicó ayer Fernández, «el hospital está desbordado, y no se sabe nada de las famosas 24 camas que habían prometido». Además, ratificó que aún no ha empezado la ampliación del servicio de Urgencias. Fernández explicó que un compañero sindical de Menorca le comentó que en esta isla han tardado nueve años en finalizar la obra del hospital desde que se planteó el Plan Funcional.
En Eivissa hace tan sólo unos meses que se ha redactado este plan: «Estamos preocupados porque el proceso puede ser muy largo», comentó Fernández, que añadió que «ojalá se acabase en esta legislatura como prometió el Ib-Salut, pero a día de hoy el proceso está en palmitas».
Sobre la problemática de la falta de camas en Can Misses, Fernández explicó que es un problema conocido y que todo el mundo sabe que el hospital está siempre al cien por cien de su capacidad. «Es una temeridad dejar atrás obras imprescindibles», explicó en referencia a la falta de camas en Can Misses.
Ayer, este diario denunció la alarmante situación en la que se encuentra Can Misses, con una saturación preocupante. Según ha podido saber este diario, este colapso es habitual y muchos médicos y enfermeros se quejan de que el ritmo de trabajo es muy alto y que no disponen de instalaciones para hacer su trabajo.