La Comisión de Recursos Humanos ha dado luz verde a los criterios básicos de carrera profesional. La homologación de los modelos autonómicos se basará en un documento que no entra en detalles, no obliga jurídicamente a las autonomías y al que los sindicatos niegan validez.
El Pleno de la Comisión de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud (SNS) dio ayer el visto bueno definitivo al documento que regulará los criterios generales de homologación de la carrera profesional en las 17 comunidades autónomas.
El texto, aprobado por unanimidad por el pleno, fue consensuado a principios de este mes entre el Ministerio de Sanidad y los directores generales de Recursos Humanos autonómicos en la Comisión Técnica de Desarrollo Profesional (ver DM del 6-IV-2006).
El texto refrendado precisa, con respecto al borrador inicial, que el observatorio que se creará para el análisis de la implantación, evaluación y desarrollo de los diferentes modelos “pueda elaborar informes ante posibles discrepancias entre criterios de homologación y resolverlas”, explicó el director general de Recursos Humanos del Servicio Riojano de Salud, Ignacio Nieto. Además, tendrá un carácter abierto, ya que “se podrán introducir nuevos criterios de valoración, dando viveza al texto y actualizándolo”, precisó la consejera de Sanidad de Canarias, María del Mar Julios.
El estudio del impacto económico que supondrá la implantación de las carreras profesionales que habían solicitado algunas comunidades autónomas no ha sido incluido finalmente. “Hemos conseguido que conste en acta, pero no se ha recogido en la redacción del texto”, apuntó el viceconsejero madrileño, Arturo Canalda.
El acuerdo, que tiende a garantizar “el reconocimiento mutuo de los grados de carrera” y la libre circulación de los médicos por el SNS, carece de validez para los sindicatos porque surge al margen de los trabajos que los representantes sindicales, las autonomías y el propio ministerio mantienen aún en el Foro Marco para el Diálogo Social. Además, su contenido no obliga a los servicios de salud porque, como afirmó en su día Consuelo Sánchez Naranjo, directora general de Recursos Humanos del Ministerio de Sanidad, la norma no tendrá rango de ley (ver DM del 27-II-2006).
Sólo estatutarios fijos
El contenido del documento no entra en detalles y deja al arbitrio de cada servicio de salud la definición de la mayoría de los criterios que regularán sus respectivas carreras.
Los modelos sólo serán de aplicación al personal estatutario de carácter fijo (aunque algunas carreras ya aprobadas, como la extremeña, incluyen a funcionarios e interinos); los servicios de salud “reconocerán de manera automática los grados de carrera acreditados por un profesional en otro servicio de salud”, y no establecerán numerus clausus para el acceso.
En cuanto al reconocimiento mutuo de los niveles de carrera entre autonomías, “el interesado únicamente podrá solicitar el reconocimiento de un grado en el servicio de salud de destino cuando haya acreditado un determinado grado en otro servicio de salud”.
La reversibilidad o no de los niveles, los factores de evaluación y su peso para ascender y la denominación de los grados son potestad de cada autonomía.