SIMEBAL registra, con gran éxito de participación, las reivindicaciones de más del 95% de los médicos de Atención Primaria en las Pitiusas.

Más del 95% de los médicos de Atención Primaria y Pediatría en Ibiza-Formentera unen sus firmas en una carta, redactada y firmada por SIMEBAL, exigiendo a la Consellera de Salud Balear Patricia Gómez, medidas urgentes y reestructuración inmediata en Atención Primaria para garantizar una Sanidad Pública de calidad en las Pitiusas.

La carta, registrada ayer por SIMEBAL en Ibiza-Formentera, está firmada por 69 de los 72 Médicos de Familia que componen el cuadro médico de las Pitiusas, a los que además se han unido Pediatras y Residentes de Médico de Familia sumando un total de 83 facultativos.

Siguiendo así la estela de las reivindicaciones iniciadas en los Centros de Salud de Mallorca, los médicos de Ibiza-Formentera han dicho basta ya a la baja inversión en Atención Primaria, al elevado número de tarjetas sanitarias que soportan por médico de familia y Pediatría y han alertado de las consecuencias que tiene ser la segunda comunidad por la cola en gasto por habitante, sólo por detrás de Madrid.

En la misiva firmada en Ibiza, se reivindica política de transparencia total, se exige información semanal para conocer el tiempo de espera del paciente tanto para el médico de familia como para el especialista (traumatólogo, cardiólogo, etc.), además se reclama con carácter urgente, que se fidelicen los residentes formados en Ibiza y Formentera al igual que los médicos que viven allí y que se declaren las Pitiusas como área de difícil cobertura. https://youtu.be/B2xR3n9vmJs

Las malas condiciones de trabajo que soportan provocan que los médicos residentes abandonen la Primaria para desarrollar su actividad profesional en los hospitales o en otras CCAA más ventajosas para ellos, situación que está derivando en que los Centros de Salud de Ibiza-Formentera cuenten ya con un número muy elevado de médicos ejerciendo sin la especialidad reconocida.

Esta situación de consenso nunca vista en las islas, representa el hartazgo de los médicos de Atención Primaria y Pediatría.

Por todo ello desde SIMEBAL solicitamos a la Conselleria de Salut de les Illes Balears

  • La activación de un plan de choque, urgente, con reestructuración horaria de las consultas, dado la inexistencia de personal sustituto.
  • Unas agendas médicas con un máximo de 25 consultas por jornada, sin posibilidad de forzarlas, lo que garantizaría la calidad del servicio, la correcta atención a nuestros pacientes y la planificación adecuada de la atención domiciliaria.
  • Implantación real y evaluable de la gestión compartida de la demanda para conseguir una mejora real en la distribución de las tareas por los diferentes estamentos.