Teniendo en cuenta el contexto social en el que nos encontramos , con rebrotes cada vez más generalizados del Covid 19, en plena des-escalada que aumenta el riesgo de contagio y teniendo la información que tenemos de estrategias preventivas que son muy accesibles, que son disponibles de inmediato, que son altamente asequibles y claramente efectivas para reducir la transmisión como son lavarse las manos repetidamente, distanciarse físicamente y llevar mascarilla sin embargo, es para interrogarse por el comportamiento desadaptativo que podemos tener cualquier ciudadano (algunos más que otros) con respecto a la observancia de algunas de las conductas preventivas.

Uno se pregunta, ¿cómo es posible que no nos pongamos la mascarilla que protege al prójimo y que te protege a ti? ¿Si pensamos racionalmente porque actuamos irracionalmente? O es que nuestra racionalidad desbarra, se sale del curso y cogemos atajos irracionales que a forma de autoengaños nos llevan a no actuar como toca.

Es decir, el reto social actual es la necesidad de mantener la adherencia. Algo parecido a porque algunos diabéticos no se ponen la insulina que necesitan o no se toman adecuadamente los antihipertensivos, o los pacientes deprimidos, los antidepresivos etc..

Hemos pasado de la hipervigilancia, del miedo al contagio a la relajación, a la subestimación y a la negación de la letalidad del Covid 19 y eso es grave porque la pandemia esta y probablemente nos acompañara durante algún tiempo. Parece ser que como dice D. Redelmeier “la novedad relativa y el misterio de Covid -19 se desvanecen, y esto nos ha conducido a una reducción proporcional de la atención. La adaptación a circunstancias familiares significa que la sensación de amenaza se ha atenuado, junto con el cumplimiento de las recomendaciones de salud pública.

Los recordatorios creativos repetidos vinculados a la evolución de la situación son importantes para evitar la complacencia a medida que las personas se van acostumbrando”. ¿Es un problema del déficit confianza interpersonal, una medida de si las personas piensan que otros son confiables en general? ¿es un problema de empatía, es una cuestión de sesgos cognitivos irracionales, es una cuestión de es-tupidez (no ver lo obvio)?.

Una cosa esta clara, no llevar mascarillas, es una conducta irracional que revela una responsabilidad mínima y que uno se ha construido una con-ciencia con muletas que explicaría el mínimo re-mordimiento o sentimiento de culpa por no llevarla, teniendo en cuenta que el perjuicio es mínimo y el beneficio posible es óptimo.

Lee el artículo completo en Mallorca Diario, aquí: https://www.mallorcadiario.com/miguel-lazaro-algunos-gorrones-no-quieren-escotar