Lamentablemente nos vemos obligados, de nuevo, a condenar hechos violentos sobre el personal facultativo  y de enfermería en acto de servicio, concretamente en el PAC de Llucmajor. De madrugada, un sujeto agredió al vigilante de seguridad y al médico de guardia. Una de las reivindicaciones de SIMEBAL es que se dote de guardias de seguridad a los centros, en ese PAC ya se disponía de este servicio, de lo contrario los males podrían haber sido mayores.

Si el afectado nos lo pide ejerceremos la acusación popular contra el individuo personándonos en las diligencias que se instruyan.

SIMEBAL continúa exigiendo que las agresiones al personal sanitario público en acto de servicio se tipifiquen en el Código Penal como un delito específico, o como un subtipo agravado del delito de atentado a la autoridad. Exigimos que las áreas de recepción y espera de los centros se doten de cámaras de vigilancia, para disponer de este elemento disuasorio y de prueba, en su caso, contra los energúmenos violentos.