El Sindicato Médico de Baleares exige al Govern y, especialmente a la Consellera de Salud, un POSICIONAMIENTO FORMAL que aclare el caos generado por su falta de previsión ante la anulación del Decreto 8/2018, relativo a la exigencia del catalán al personal estatutario, y LA ADOPCIÓN DE CUANTAS MEDIDAS LEGALES Y ADMINISTRATIVAS SEAN NECESARIAS para dar seguridad jurídica a miles de profesionales incursos en procedimientos de selección.

La anulación definitiva del Decreto confirmada por el Tribunal Supremo esta semana era absolutamente previsible desde que el Tribunal Superior de Justicia de Illes Balears ya lo hubiera declarado ilegal en Sentencia del 16 de enero de 2020. El Tribunal Supremo no ha hecho más que ratificar lo que ya se sabía.

¿Por qué no se ha hecho nada en un año y medio?.

               El caos es más que considerable y se ceba, una vez más, con el endémico problema de falta de personal en el Servicio Balear de Salud. Los médicos no es que ya no vengan, es que ahora se van por el desprecio constante del Govern y las precarias condiciones laborales que se les imponen.

Actualmente se están tramitando en el IBSALUT más de 60 procedimientos selectivos, que afectan a miles de personas, y están todavía pendientes de convocatoria más de 20 procesos de otras tantas categorías profesionales. Ninguna de estas personas se merece la incertidumbre y la afectación que les pueda ocasionar la enésima improvisación del Govern en materia sanitaria.

Por ello desde SIMEBAL exigimos al Govern Balear que aclare, de manera inmediata y con las debidas garantías formales, la situación jurídica resultante de la anulación del Decreto 8/2018.

Palma, 29 de octubre de 2021