SIMEBAL tacha la condecoración del Govern de pura operación estética cuyo único fin es encubrir el maltratro retributivo al que están sometidos los galenos.

El anuncio de la concesión de la Medalla de Oro de la Comunidad Autónoma de Baleares por parte del Govern Balear a los sanitarios ha sido recibida por el colectivo médico con una mezcla de indignación y estupor, tras el agravio retributivo al que este ejecutivo viene sometiendo a los médicos en los últimos tiempos.

En palabras de Miguel Lázaro, presidente de SIMEBAL, “esta condecoración en este momento no es más que una sobreactuación estética de este Govern para esconder la realidad que vivimos los médicos en esta Comunidad, un agravio y un maltrato retributivo por parte de este ejecutivo” 

El anuncio de la condecoración, por tanto, no ha hecho más que avivar la indignación de los médicos, que llevan meses reclamando el plus Covid, que se aplica en el resto de Comunidades, y denunciando el doble recorte, -2.9% – impuesto por el ejecutivo de Armengol.

Baleares en la única Comunidad Autónoma del Estado Español incapaz de premiar económicamente a sus sanitarios por su sacrificio y esfuerzo.

El mejor reconocimiento, asegura Lázaro, hubiera sido premiar el esfuerzo, “la capacidad de adaptación, el compromiso y la valentía, la entrega y superación de los sanitarios” en palabras del portavoz Iago Negueruela – con una retribución digna, justa y merecida para todos ellos.

Para nosotros, los aplausos válidos son los de los ciudadanos; del Govern, en cambio, lo que esperamos es que reconozca el trabajo de sus sanitarios con obras, no con palabras ni medallas vacías de contenido”. 

A nuestro parecer, no es más que un intento de escenificar y salvaguardar la imagen pública de un ejecutivo que ha mostrado sus verdaderos sentimientos hacia los sanitarios aplicándoles un recorte del 2,9% en sus salarios y negándoles una paga extra por esfuerzo COVID”

Por todo ello, SIMEBAL emplaza al ejecutivo de Armengol a acompañar la Medalla de Oro de la Comunidad, con una retribución acorde al coraje demostrado por el colectivo médico durante toda la pandemia y reclamada persistentemente durante los últimos meses.