Transcrito de mallorcadiario.com: 

 Mari Luz García 

martes, 03 de junio de 2008 .-

El boicot de UGT, CC OO, CSI-CSIF y USAE a la Mesa Sectorial de Sanidad, que debía haberse celebrado ayer lunes para ratificar el preacuerdo entre el Ib-Salut y CEMSATSE, que puso fin a la huelga de los médicos, no sólo abre un nuevo frente de conflicto sino que pone en peligro el derecho de huelga, según han asegurado fuentes jurídicas. Los recursos de protección jurisdiccional de los derechos fundamentales presentados contra el Ib-Salut, primero por UGT y después por CC OO, se fundamentan en las conversaciones mantenidas por la Administración sanitaria con el comité de huelga de CEMSATSE durante el paro, por entender que “violaban su derecho a la libertad sindical, como sindicato integrante la Mesa Sectorial de Sanidad”; es decir, entienden que, “no se puede dialogar ni siquiera en una situación de huelga para mejorar las condiciones de trabajo, cuya negociación corresponde a un sindicato”. No obstante, como recuerdan en medios jurídicos, “las conversaciones entre las partes durante la huelga están obligadas por Ley, por lo que si prosperara la tesis que mantienen UGT y CC OO, en la práctica supondría dejar vacío de contenido el derecho de huelga y en todos los ámbitos, tanto de la administración como de la empresa privada, ya que, a partir de ese momento, todos los paros deberían convocarse de forma unitaria. Bastaría sólo con el desacuerdo de un sindicato para que no pudiese llevarse a cabo, porque se eliminaría toda posibilidad de solucionar los conflictos”. Por otra parte, tal y como recuerda el gabinete jurídico del Sindicato Médico de Baleares (Simebal), el Ib-Salut no firmó un acuerdo definitivo para poner fin a la huelga sino un preacuerdo que debía someterse a la Mesa Sectorial de Sanidad, lo que no se ha podido hacer ante la decisión de los otros cuatro sindicatos de boicotearla para evitar una negociación”. Ahora, la última palabra no sólo está en manos del Ib-Salut sino de los tribunales, con el problema que ello conlleva, porque “no sabemos si UGT y CC OO se han dado cuenta de que con su postura pueden vaciar de contenido el derecho de huelga, desnaturalizándola al someterla a la imposibilidad de una negociación, que está contemplada en la Ley. Y el Simebal entiende que, en una sociedad democrática, “un sindicato sin derecho a la huelga, no tiene ninguna razón de ser”. COMPOSICIÓN DE LA MESA En cualquier caso, y ante la puesta en duda de su representatividad por el resto de organizaciones sindicales, el Sindicato Médico ha recordado que en la Mesa Sectorial de Sanidad CEMSATSE cuenta con 26 delegados y un 29,21% de representatividad, CC OO con 17 y un 19,1%, UGT con 16 y un 17,97%, USAE con 13 y un 14,6% y CSI-CSIF con 9 y un 10,1%, lo que en su opinión deja clara su legitimidad para negociar las condiciones laborales de los médicos.»