SIMEBAL condena el nuevo episodio de VIOLENCIA SANITARIA #STOPVIOLENCIASANITARIA
  • Exige a la Dirección de Atención Primaria medidas inmediatas que garanticen la seguridad de los profesionales
  • El sindicato denuncia que había advertido a  IBSALUT hace tres meses de la complicada situación del centro y la necesidad de tomar medidas de forma urgente

El Sindicato Médico de Baleares expresa su más profundo rechazo ante el brutal episodio de violencia sanitaria vivido el pasado lunes en el centro de Salud de Arquitecte Bennàssar y muestra todo su apoyo a la compañera afectada y al resto del personal del centro.

SIMEBAL está en contacto con la afectada y a disposición de la misma y de sus compañeros.

El Sindicato Médico viene alertando desde hace tiempo de la necesidad de tomar medidas de forma urgente para prevenir los cada vez más frecuentes episodios de violencia hacia el personal sanitario en general, y los facultativos médicos, en particular. Episodios que ocurren en numerosas ocasiones sobre una Atención Primaria saturada y abandonada a su suerte

El desgaste diario que sufren los profesionales, el desamparo y la nula intención de mejorar sus condiciones de trabajo están haciendo un daño irreparable.

A estas condiciones de trabajo deplorables, se suma un ambiente de inseguridad en las consultas, un aumento del desasosiego de sus pacientes, una crispación de los mismos y una repetición de episodios de violencia sanitaria, tanto verbales como físicos.

Ante estas repetidas situaciones, SIMEBAL considera que el IBSALUT no está actuando a la altura de los hechos, que ni está, ni se le espera. Es imprescindible que el Servicio de Salud adopte medidas claras y efectivas para erradicar la violencia. No basta una condena puntual tras cada episodio, sino un análisis profundo del porqué se están produciendo estos sucesos

Precisamente, a finales de junio de este mismo año los médicos de este centro de salud ya enviaron un escrito al Sr. Miquel Caldentey, gerente de Atención Primaria, advirtiendo de la penosa situación del centro de salud y lo insostenible de la misma.

En esta misiva, se detallaban las enormes carencias sanitarias y la frustración de la población, y se resaltaba el reto que suponía el incremento poblacional de la barriada. Los profesionales solicitaron al gerente, Sr. Caldentey, cubrir 3 plazas de médico para una correcta atención sanitaria, la sustitución de vacaciones del personal médico y la presencia de un guardia de seguridad.

Toda la respuesta del gerente, tras varias semanas, fue una carta repleta de excusas, con un discurso político, vacío y ficticio, pero sin dar solución a ninguna de las cuestiones que se le planteaban.

A SIMEBAL le consta que otros centros de salud han comunicado formalmente a la gerencia las dificultades por las que están pasando, con una situación totalmente tensionada, que puede ayudar a reproducir episodios tan lamentables como el vivido el pasado martes.

Ante todo esto, instamos tanto a la Gerencia de Atención Primaria, como al IBSALUT, a tomar medidas de forma inmediata para que la Atención primaria y sus médicos se sientan respaldados.

A la población se le debe informar de las deficiencias que tiene el sistema sanitario en la Atención Primaria, para evitar que dirija su frustración contra los profesionales, que no son culpables de esas carencias. 

Se debe invertir en la Atención Primaria, con contrataciones acordes a las necesidades. 

Y por último se debe restructurar la Atención Primaria para adecuarla a la realidad post-COVID. Con todo esto cuidaremos a nuestros médicos y a buen seguro ayudaremos a que estos episodios de Violencia Sanitaria no sean reiterados.