La instrumentalización electoralista,  junto con la repercusión mediática, del óbito de una persona, tras diversas peripecias asistenciales, parece que va a cobrarse varias víctimas colaterales: entre ellas, dos médicas de profesionalidad comprobada en la asistencia a urgencias hospilatarias, un trabajo esforzado y díficil donde los haya, van a ser sometidas a expediente disciplinario sancionador. En Ib-Salut esto siempre ha significado aberrantes peticiones de sanción por parte de los instructores.

SIMEBAL  éxpresa su solidaridad y ofrece su apoyo, sindical y jurídico, a las médicas afectadas.