A/A: GERENTE ATENCIÓN PRIMARIA MALLORCA
C/C: DIRECTOR GENERAL DEL SERVEI DE SALUT


ASUNTO: Cambios estructurales en la Atención Primaria sin la debida tramitación, ni el debido consenso y de oportunidad más que discutible.


1.- En SIMEBAL nos hemos visto sorprendidos por su resumen diario de la crisis COVID-19 del día 24 de abril, en cuanto informa que en breve tiempo se iniciarían cambios estructurales en la actividad asistencial y organizativa de los centros de salud. En su anterior escrito del día 22 de este mismo mes, tan solo informó, de forma vaga, del paso de una fase 0 a una fase 1 en la atención primaria del COVID-19, y de repente, en el siguiente comunicado, dice ya tener organizadas y consensuadas las fases 2 y 3.


Este nuevo plan, por mucho que usted diga que ha sido consensuado, no lo ha sido. Es más, las “las 32 reuniones celebradas con los diferentes centros de salud en los meses anteriores a la pandemia”, no fueron procesos participativos, sino que en su mayoría sirvieron para informar lo que la gerencia quería hacer y desoír lo que no se quiere hacer, a pesar de las múltiples quejas de los profesionales. Sorprendentemente, ahora usted considera que son un apoyo a la nueva gestión de la AP.


2.- La gran mayoría de las decisiones que usted, Sr. Caldentey, ha ido tomando durante la gestión de la pandemia, han sido de forma unilateral y sin consultar a los profesionales. Se ha rodeado de los confidentes que quería tener, pero ha apartado a una gran mayoría de sus profesionales, que un día sí y otro también han estado implicándose de una forma impecable, atendiendo a cualquier incidencia y proceso que se diese. No le han pedido nada a cambio, han aguantado como auténticos profesionales y son los que están sacando con su esfuerzo esta situación adelante.


Y, sin embargo, durante todas estas semanas, en las cuales el estado de alarma ha afectado de forma dramática los derechos de los trabajadores a la salud, a la información, a la participación, a la conciliación, etc… no ha tenido ni una sola reunión informativa con los agentes sociales, y sus detallados resúmenes se han olvidado de mencionar los más de 25 escritos presentados por SIMEBAL solicitando EPIs y seguridad laboral, coordinación entre gerencias, retirada de mascarillas, sugerencias de actuación, etc… Se han olvidado de recoger las quejas y denuncias formales de las Juntas de Personal y de los delegados de prevención por falta de medios. Se han olvidado incluso de mencionar los requerimientos de Inspección de Trabajo. Toda la actuación hasta ahora ha sido unidireccional.


3.- Pero esto no puede continuar así. No se puede gestionar desde la unilateralidad y el oscurantismo. Creemos que en el momento en el que nos encontramos y ante este nuevo escenario que se plantea, es necesario escuchar a los profesionales que están en el día a día, entender el desgaste físico y psíquico que llevan durante estas semanas pasadas y consensuar con ellos el famoso pase de fase 0 a fase 1. Es necesario pactar con los agentes sociales los nuevos cambios horarios, la distribución de funciones de los equipos, la coordinación con hospitalaria totalmente acordada antes de iniciar cualquier cambio, los permisos, las vacaciones…

Y con ello no estamos negando la implicación de la Gerencia en la gestión de la crisis. Estamos diciendo que, superada ya la fase inicial de máxima urgencia, toca dejar atrás la unilateralidad y volver a adoptar las decisiones conforme a los procedimientos legales previstos, que nunca deberían haberse dejado de utilizar.


4.- Es necesario recordarle que el Estado de Alarma no ha suspendido los derechos y libertades de los trabajadores, entre ellos el de participar en la negociación y determinación de sus condiciones de trabajo. Y que las especiales facultades que se han otorgado a las Administraciones Públicas no han derogado ni el EBEP ni el Estatuto Marco, ni han otorgado poderes
absolutos a los gerentes. Muy al contrario, las medidas que ha establecido el Estado de Alarma son excepcionales y están sometidas a los requisitos de estricta necesidad, proporcionalidad, temporalidad e indemnidad para los afectados. Por tanto, no es factible, al amparo del Estado de Alarma, reordenar la actividad sanitaria habitual, ni modificar de forma permanente condiciones laborales, jornadas, horarios, etc… Estas modificaciones, máxime si se plantea incluso variar las competencias de la atención hospitalizada y de la atención primaria, deben hacerse por los cauces previstos normativamente, a través del Plan de Ordenación de Recursos Humanos, con informes contrastables de necesidad y eficacia, participación de todos los afectados y previa negociación con los representantes de los trabajadores.


5.- Por todo ello y ante la preocupación que nos genera su escrito, hablando de una RE-EVOLUCIÓN en la primaria y de UN CAMBIO HISTÓRICO, que más suena a iluminación megalómana que a proyecto administrativo de gestión, y que es totalmente incoherente con las dificultades de previsión para el próximo escenario del COVID-19 que usted mismo reconoce, solicitamos desde SIMEBAL:

  1. Que se escuche a los profesionales médicos que están en primera línea asistencial, sus inquietudes ante la organización de este nuevo escenario que usted plantea.
  2. Que exista una coordinación eficaz y veraz, tanto con las gerencias de los diferentes hospitales 061, SUAP, que hasta ahora ha sido muy mejorable.
  3. Que se dote a todos los profesionales de equipos de protección válidos y en cantidad suficiente. No se pueden distribuir mascarillas defectuosas, racanear EPIS…porque la responsabilidad de la protección de sus médicos es también suya. Cualquier paciente en estos momentos es sospechoso Covid, hasta que no se
    demuestre lo contrario, y esto debe extremar las medidas de protección de los médicos.
  4. Que exista transparencia y agilidad informativa con los coordinadores de los centros de salud y sus médicos. Se explique el plan de recursos humanos del cual se dispone, y no dejar a la improvisación cualquier posible repunte de casos, a la hora de las coberturas. Preocupa y mucho, que anuncie, que los médicos jubilados, Mires
    en formación, estudiantes y demás personal del cual se ha dispuesto, ahora no estarán disponibles. ¿Cómo se suplirá esta carencia de personal?
  5. Que se informe a SIMEBAL de todas las acciones y cambios funcionales que afecten a los médicos de AP y SUAP.
  6. Que sus escritos diarios no inviten a la obligación, más que al deseo de los médicos. Es lamentable que esté recomendando un periodo Vacacional en junio y julio, mejor que no en agosto, no vaya a ser que no se puedan disfrutar por el rebrote. Para cumplir esta premisa debe de haber un plan.
  7. Que se nos informe de todos médicos infectados por COVID pos, tanto en los centros de salud, UVACS y SUAP. La gerencia de atención primaria, es la gerencia más opaca en la transmisión de estos datos, ya que desde el inicio de dicha pandemia, no se ha recibido de forma oficial, ni un solo dato.
  8. Usted señor gerente, que siempre ha sido precursor de la autogestión de los centros de salud, deje de dar órdenes generales y escuche la realidad de cada centro, para que cada uno de ellos y en esta situación excepcional, se autogestionen y deje las quimeras para más adelante.

Por todo, y sin dejar de ofrecerle nuestra colaboración, como tantas veces le hemos ofrecido y sin embargo Ud. no ha querido aprovechar, en estos momentos nosotros solo podemos mostrar la oposición a cualquier cambio A REALIZAR, hasta que no se conozca un plan de ruta ORDENADO Y ESTRUCTURADO, basado en información transparente, suficiente y contrastable, y debidamente negociado en la Mesa Sectorial de Sanidad. No nos oponemos a los cambios. Al contrario, hemos propuesto muchos para la Atención Primaria de Mallorca. Pero sí que nos oponemos a que se adopten de manera unilateral y absolutista, sin escuchar a los profesionales y sin seguir el procedimiento administrativo correspondiente.


Palma de Mallorca, a 26 de abril de 2020.