Caótica-situación-atención-primaria-baleares-SIMEBAL

Hemos enviado el siguiente comunicado sobre la caótica situación de la Atención Primaria en Baleares al Dir. General de IBSalut, Dir. General de Salud Pública y Gerente de Atención Primaria.

1.- Baleares ha sufrido hace unos meses, una primera ola de pandemia del Covid- 19, lo cual supuso una emergencia sanitaria desconocida para la comunidad y que ha requerido el máximo esfuerzo de sus profesionales sanitarios. Los médicos de laAtención Primaria han sufrido, como el resto de compañeros de servicios hospitalarios y extra hospitalarios, una sobrecarga física y emocional Indescriptible que solo ha podido ser superada porsuinnegable implicación.

La Atención Primaria es un elemento básico en el control de la pandemia y así se ha anunciado reiteradas veces tanto por la Gerencia de Atención Primaria, como por la Dirección General del Ib-Salut, como por la propia Consellera. Pero, para ello hay que dotarla de personal y medios.

2. El 26 de abril 2020, día 46 de la crisis según la contabilidad que lleva el gerente de Atención Primaria de Mallorca, el Sr. Caldentey anunció que ante la situación que se vivía era “un momento histórico para la Primaria” en cuanto a su evolución. Lo que no nos imaginábamos, es que este momento que se anunciaba, acabase consumado en un sentido muy distinto al que el gerente vaticinaba. Al final el hecho histórico ha sido que, en Mallorca, 43 coordinadores de los Centros de Salud, el 95%, enviasen una misiva conjunta para informar que, dada la magnitud de la pandemia y dada la falta de recursos tanto humanos como materiales,no pueden garantizar la seguridad de los profesionales, ni de los pacientes, sin poder asegurar la asistencia correcta de los mismos. En su escrito detallan el caos en Atención Primaria y el abandono que sufren por parte de la gerencia de AP de Mallorca.

3.- Realmente la situación ha llegado a un estado de degradación impensable, favorecido por el silencio absoluto de la Gerencia de Atención primaria, que, desde hace unas semanas, ha dejado a los coordinadores y a los médicos de los Centros de Salud a los pies de los caballos.

Son diarios los problemas en los Centros de Salud, originados por el gran volumen de consultas que les llegan. Las consultas aumentan cada día de manera exponencial y han desbordado hace tiempo previsiones de la gerencia.

Estos problemas son notificados puntualmente al equipo de gerencia, pero sin obtener ninguna respuesta. No es entendible ni aceptable esta ausencia del Sr. Gerente, muy dado a comunicaciones electrónicas y por Whatsapp innecesarias, pero desparecido cuando desde hace un mes y medio, se le está desbordando la Atención Primaria.

La realidad diaria ya la conocemos en cualquier Centro de Salud: volumen inasumible de llamadas de pacientes, mantenimiento de doble circuito de visitas de pacientes presenciales, tanto sospechosos patología COVID-19 como cualquier otra patología, domicilios de pacientes crónicos, urgencias domiciliarias, burocracia…

A todo esto, se añade el apoyo que ofrecen los citados profesionales a los profesionales que hacen funciones de rastreadores desbordados por la progresiva evolución de la pandemia.

Y todo ello ha venido a recaer sobre una plantilla de médicos infradotada, con las peores ratios de España de médico por paciente, y con muchos centros de salud en pésimas condiciones materiales.

Las jornadas de los médicos han pasado a ser de 2 y 3 horas más diarias, muestra clara del compromiso de nuestros profesionales. Pero nos estamos encontrando, con unas plantillas desgastadas física y psíquicamente y al borde del colapso.

Pero la responsabilidad no es de los coordinadores, la responsabilidad es de la Gerencia de Atención Primaria y de los directivos, los cuales deben de tomar, inmediatamente, las riendas y proponer soluciones a este caos que ellos mismos han generado, simplemente con su silencio. Y no hay excusa, pues la situación se esperaba; pero cuando las plantillas están infradotadas, el personal médico no se sustituye y a la población no se le informa de las carencias que tiene su sistema sanitario, ni se le da indicaciones de cómo actuar ante esta situación, la tormenta perfecta llega.

4.- Con todo ello, desde SIMEBAL, en atención a una correcta, efectiva y eficiente atención a la Salud de los ciudadanos y en el desarrollo de unas condiciones favorables para sus médicos, exigimos:

  • Constitución de 2 líneas de Atención a la Salud, independientes, previo triaje, en cada Centro de Salud:
    • Patología respiratoria → Con estrecha comunicación hospitalaria (Urgencias, laboratorios, …)
    • Restodepatologías.
  • Desburocratización de las consultas, que no se ajusten a la realidad de una Pandemia.
  • Realización de test PCRs y seguimientos a través de las UVACsaisladas de los Centros Sanitarios, con la subsiguiente comunicación de resultados a los pacientes y puesta en marcha de las recomendaciones y protocolos actualizados por estos equipos.
  • Inclusión de una línea telefónica las 24h del día para consultas, específicamente, de COVID-19.
  • Contratación que atraiga, estimule y fidelice al facultativo, y con expectativas de estabilidad.
  • Los residentes de Medicina Familiar y Comunitaria, desde el inicio de esta Pandemia, ven mermada su Formación, ya que los Centros están enfocados, todos, a la atención COVID-19, dejando a un lado el resto de todas las patologías, que deberían ser prioritarias en su formación como especialistas.
  • Retribuciones en consonancia al sobresfuerzo tanto por la carga asistencial de usuarios como en el tiempo sobrepasado del horario ordinario, en términos de actividad extraordinaria.
  • Atención a la conciliación familiar(ante la expectativa de la vuelta académica en los menores de edad) con flexibilidad de puestos, horarios y cupos, puesto que la sociedad, en su conjunto, así lo precisa y se regula con Normas.
  • Contratación de rastreadores, para delimitar y realizar seguimiento de casos sospechosos/confirmados y sus contactos estrechos. Dichos rastreadores con. Formación y en número suficiente según las ratios de evolución de la pandemia. Es fundamental esta actividad separada de los EAP.
  • Contabilidad y monitorización de los recursos de EPIs en los almacenes para determinar las necesidades de abastecimiento tanto en la actualidad como en el futuro.
  • Limpieza y desinfección de los Centros de Salud, así como de los vehículos utilizados en los desplazamientos tanto de la empresa (PAC móvil, ambulancias, …) como particulares.
  • Dotación de recursos tecnológicos y de normativa que regule y confiera la seguridad jurídica de aquellos facultativos que, de manera ordinaria o por imposibilidad de atención presencial, realicen consulta telefónica.
  • Asimismo, la dotación de las adaptaciones necesarias para reincorporar a aquellos facultativos sensibles al COVID-19.
  • Informar y establecer canales de comunicación para la población acerca del funcionamiento de la Atención Primaria, en el contexto actual de la Pandemia, y la responsabilidad, que, como Sociedad, nos ocupa a todos los ciudadanos, destinada a disminuir el número de contagios como de fallecimientos.
  • Contratación de vehículos para la realización de domicilios en los Centros de Salud que así lo requieran.
  • Convocar, de forma urgente, la Mesa Sectorial de Sanidad.

Desde SIMEBAL, solicitamos que esta situación caótica en la que nos encontramos, no siga la evolución que nos tememos, urgiendo la toma de medidas ya, para evitar el colapso total de la Atención Primaria.

Palma de Mallorca, a 21 de agosto de 2020.