Hemos enviado el siguiente escrito a la Presidente del Govern Balear, con copia a la Consellera-de-salud de Salut i Consum del Govern Balear y Director General del Servei Balear de Salut.

ASUNTO: Consolidación de empleo sanitario temporal.

Presidenta,

SIMEBAL le propone formalmente la apertura de un proceso urgente de consolidación de empleo sanitario. La crisis ha puesto en evidencia las necesidades de personal en el Sistema Nacional de Salud, -hasta el punto de que se ha tenido que movilizar a jubilados, residentes y estudiantes-; y también ha demostrado el compromiso y la profesionalidad del personal sanitario. Pero la crisis no ha acabado, y se van a tener que seguir adoptando medidas excepcionales, en todos los ámbitos, para hacer frente al virus. Especialmente van a ser necesarias medidas excepcionales en materia de recursos humanos sanitarios. Por ello le proponemos que proceda a ordenar la consolidación del empleo temporal sanitario, de igual forma que se ha acordado la consolidación para otros colectivos en situaciones mucho menos extraordinarias.

Permítanos algunas consideraciones que justifican esta solicitud:

  1. El Servei Balear de Salud tiene una tasa irregular de temporalidad superior al 30%. Las leyes sanitarias exigen, desde el año 2003, la elaboración en todos los servicios autonómicos de salud de una PLANIFICACIÓN DE RECURSOS HUMANOS, que garantice una plantilla estable y adecuada para asegurar la eficacia y eficiencia del servicio público sanitario. Pero el IBSALUT no cuenta con el exigido Plan de Ordenación de Recursos Humanos. Al contrario, padece una desorganización endémica, falta de profesionales y una tasa de temporalidad de más del 30%.

Es cierto, y así debe hacerse constar, que la actual dirección del IBSALUT ha hecho un gran esfuerzo para aligerar la temporalidad, convocando procesos de selección y provisión de manera generalizada. Pero también es cierto que estos procesos no son suficientes ni están terminados más de tres años después de ser convocados; y, sobre todo, no corrigen la irregularidad del contrato temporal, en los términos que ha indicado la Jurisprudencia del TJUE.

Porque esto debemos asumirlo todos: la tasa de temporalidad, cuando se convierte en estructural, es irregular: en IBSALUT hay cientos de profesionales médicos que llevan más de 5, 10 y 15 años en el mismo puesto de trabajo, con nombramientos temporales, a pesar de que han superado procesos selectivos similares a los del personal estatutario fijo. La precariedad laboral a la que se somete a este personal es totalmente ilegal y deben adoptarse medidas directamente dirigidas a regularizar la situación de todos los afectados.

  1. Concretamente, por lo que respecta al colectivo médico, se arrastra una tasa irregular de temporalidad de hasta el 50%, según la especialidad; se ha normalizada la jornada de 48 horas en el ámbito hospitalario; se contrata de ordinario a personal sin titulación homologada y se abusa de las peonadas. Todo ello en una situación de déficit estructural de profesionales, que provoca las largas listas de espera que tanto perjudican a la población. No es coincidencia que el colectivo más perjudicado por el COVID-19 sea el profesional sanitario y socio sanitario. Hay otros colectivos muy afectados y de labor tan encomiable y esencial como la sanitaria, pero que el 30% de los positivos de COVID-19 sean personal sanitario da fe del riesgo profesional y del perjuicio sufrido. Y aun así, la falta de medios preventivos no ha hecho mella en la vocación profesional, al contrario: todos los pacientes han sido atendidos a pesar de esa falta de EPIs, con riesgo para la salud y la vida de los profesionales.

Al mismo tiempo, a los sanitarios se les ha exigido como a ningún otro colectivo: jornadas más largas, reducción de períodos de descanso, denegación de medidas de conciliación familiar. A día de hoy hay personal que por descoordinación administrativa no ha cobrado su salario. Hay profesionales que residen en hoteles para no contagiar a sus familiares. Muchos siguen sin contar con los EPIs adecuados. A otros se les deniegan sin razón sus derechos de conciliación familiar. Ahora se les amenaza con imponerles vacaciones en períodos que no han elegido, etc… Y no podemos olvidar el padecimiento moral que se les ha provocado: falta de equipos de protección, no realización de test, incertidumbre sobre su salud, apartamiento de sus familiares, etc…; e incertidumbre sobre su futuro profesional: hay mucho personal que está arriesgando su salud y la de su familia, y no sabe si su contrato temporal, que viene renovándose cada seis meses durante más de 10 años, será renovado en los próximos meses.

Tenemos que evitar este estrés para el sistema y los profesionales. Y tenemos que reconocer y poner en valor lo aprendido y lo sufrido hasta ahora, y compensar por las pérdidas. No se les puede seguir tratando así.

  1. En el colectivo médico de IBSALUT coincide, además, una doble circunstancia que justifica aún más si cabe la consolidación de empleo: por un lado, la gran mayoría de profesionales han superado un proceso selectivo para ocupar su plaza temporal, proceso selectivo publicado en el boib y con examen. Algunos hasta han superado dos y tres procesos con pruebas teórico prácticas. Por otro lado, la mayoría de profesionales no han tenido la oportunidad de presentarse a unas oposiciones, pues o no se han convocado nunca, o solo una vez en 20 años.
  2. Todas estas circunstancias hacen posible y aconsejable la consolidación de empleo. En SIMEBAL consideramos que son circunstancias mucho más extraordinarias que las que justificaron en su día otros procesos de consolidación, como la OPE 2001, la disposición transitoria 4ª EBEP, la Ley balear 15/2012, de 27 de diciembre, o los procesos auspiciados por la Comisión de Supervisión, Análisis y Propuesta de Reestructuración del Sector Público Instrumental de la CAIB, incluso en el propio IBSALUT.

Por ello, y en línea con la propuesta más general que ya le enviamos el pasado 20 de abril, desde el SIMEBAL proponemos la instauración de un proceso urgente de consolidación de empleo temporal en el ámbito sanitario.

Palma de Mallorca, a 27 de abril de 2020.

Documento original: